EL PENALTI
EL PENALTI

JORDI RODRÍGUEZ

CRÓNICAS DE UNA TORTURA ANUNCIADA

A vuela pluma se me ocurren muchas reflexiones, osciladas entre la tristeza y la impotencia. Todas ellas justificadas por el holograma acontecido en las horas previas a mi relato. Jamás he sentido tanto como hoy la necesidad de verter tanto catastrofismo en 400 y pico caracteres, seguramente retocado en mis próximos párrafos. Son las 2:06 horas de la madrugada y mi furor no me permite retirar el ordenador hacia la cuadra de mi escritorio. Debo seguir en mi lecho, con las piernas cruzadas y la vista ojerosa para volcar cuantos más grafemas, mejor. 

Lo vivido anoche será difícil de difuminar de la memoria. Por dos motivos lógicos: por la clara particularidad del escenario percibido a través del paso de las secuencias y por la irritación provocada por las mismas. Entre ustedes, queridos lectores, quizá habite la misma sensación. Dolorosa sensación 

Por si existía duda alguna de la caballerosidad (algunos le llamarán enajenación) de servidor, por la cortesía y deportividad que me corresponde, mis felicitaciones al ganador (usando el calificativo menos hiriente para ustedes y para mí). Porque no es que sea el justo, es que la forma de su consecución merecería calificativos mayores, hallados sin margen de asombro en la siempre hostil rotativa mesetaria. 

Entre todavía pequeños espasmos de exasperación, recupero la remembranza de los colmos de mi cólera. Todos tienen nombres propios, contextualizados en situaciones de semejanza entre ellas. Las hemerotecas no encontrarán precedente parecido, con lo que difícilmente puedan realizar ejercicios de equiparación. Lo presenciado en La Castellana es claramente un naufragio. De los inevitables. De los contemplados con previo aviso. Equiparable a cualquier tortura ya fechada y preconcebida. Dicho martirio, testimoniado por 80.000 almas extasiadas. Como si se tratara de una arena repleta de aforados embelesados por los espadazos hacia el gladiador herido, lo cual siniestraba la situación. Pero no. Se trataba de un anfiteatro blanco acicalado de pañuelos protestantes, tambores desvergonzados, altavoces incansables y, lo más importante, guerrilleros vivales. Aquellos que pocas añadas antes volaban los cielos de nuestra querida Barcelona, bajo las mismas premisas y semejantes aptitudes. Aquellos que rentaron y nos llenaron de gloria,hoy nos azotan con el látigo del empíreo madrileño cuya piel usábamos como material infalible de sometimiento y humillación, la misma que , un miércoles discernible de verano, nos lastima y nos ulcera. 

Se perdió un torneo cualquiera, en una noche cualquiera, de una forma única. La que era nuestra. La que ahora rubrican nuestros vencedores antagonistas. No somos melancólicos aquellos que recordamos con pesadumbre épocas ya terminadas. Somos simplemente testimonios de un final. No el final de la tortura, sino el de un ciclo. Y como dirían nuestros preciados mentores: ‘el futuro es vuestro’

 

FUENTE: JORDI RODRÍGUEZ (@JordiRo99641797)

EL BARÇA SE AFERRA A LA GRACIA DE MESSI 

Tuvo que ser Messi quien nuevamente desviara el rumbo de un partido en sus últimos coletazos marcando un gol que reactiva al Barça en Liga y sus opciones para remontar la competición nacional y la eliminatoria europea. Todo ello en un match gris que deja un sabor de boca más dulce que los anteriores naufragios, dada la importancia y complejidad que tiene jugar en el Vicente Calderón y el golpe anímico que implica. Un Barcelona más pendiente de sobrevivir en el intercambio de golpes que de reencontrar su identidad, gracia y estilo salió ganador en un duelo clave para el desarrollo decisivo del campeonato liguero.

 

Durante el primer tiempo, las inseguridades del equipo azulgrana provocaron una subida de líneas y un asedio colchonero que, eso sí, no rebajó la moral a un conjunto que desde el primer minuto hasta el último suspiro mantuvo las opciones intactas para llevarse el duelo. Las modificaciones tácticas de Luis Enrique ni favorecieron ni perjudicaron al equipo respecto a las últimas semanas. Se echó de menos el dominio que se buscaba al colocar a cuatro centrocampistas en la zona de mandos. Rafinha, Lionel y Sergi Roberto descargaban el juego por el flanco diestro dejando una banda izquierda desnortada con un Mathieu más preocupado de frenar las internadas locales y un Neymar plagado de contrarios a 70 metros de su zona habitual.  La falta de conexión entre los centrales y el medio del campo apartaron al tridente de participar en los primeros 30 minutos. Cuando por fin el equipo encontró su filtro, dificultó la tarea del contrincante desinflándole la presión que tantas llegadas había ocasionado por bando rojiblanco.

 

La lentitud ocasionada por el estado del césped, el maltrato rotundo de los futbolistas barcelonistas a su praxis y las imprecisiones en el pase desaparecieron cuando la pulga impuso su desvergüenza. Sin demasiada pelota, el Barça se pareció mucho más al Barça en la segunda parte, donde de rebote ganó un partido que le reengancha al liderato y, quizás, a la alegría de Messi. 

 

FUENTE: JORDI RODRÍGUEZ (@JordiRo99641797)

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
El mejor programa de TV y Radio del Barcelona, todas las noticias del Barcelona, el mejor club del mundo, las mejores tertulias del Barcelona, en Radio Estel y en ETV Esplugues © El Penalti FCB