EL PENALTI
EL PENALTI

_CRUYFFISMO

CARTA CONTRA LA DIRECTIVA FCB

Nos gustaría llegar a comprender cómo hemos llegado a esta situación, ahora mismo
estamos desubicados, incrédulos, desilusionados ante lo que está aconteciendo
delante de nuestros ojos. Negociaciones que no llegan a buen puerto, decisiones que
nadie entiende, fichajes realizados que al minuto se descartan, quedarse observando
como uno de nuestros pilares se va por la puerta de atrás quedando como enemigo
público cuando los que en realidad lo son, son los mismos que dicen defender los
valores, la bandera, el escudo de nuestro Club; los que deciden quién viene, quién se
queda, y quién se va; los que tienen el dinero, los que controlan el palco, los que a
base de errores no forzados están destruyendo – por no afirmar que ya lo han
conseguido – el legado que nos descubrió Johan Cruyff y que después de varios años,
tras idas y venidas, tras decisiones que hoy en día se están repitiendo y de manera más
vil, revivió Josep Guardiola.
Antes hacía referencia a lo que estaban viendo nuestros ojos, los mismos que vieron la
primera Copa de Europa con Johan en el banquillo, los que vibraron con el número 4
en el centro del campo, los que quedaron encantados con la magia de Ronaldinho, los
que vieron por primera vez la muestra más bella y más sincera de lealtad a un Club, a
un escudo; Lionel Messi. Esos ojos han visto cosas que otras aficiones jamás podrán
ver, sentir, vivir.
La mayoría de nosotros somos conscientes del patrimonio sentimental que nuestro
Club ha tenido y sigue teniendo, menos los que comandan la nave o, al menos, dicen
comandarla. En nombre de todos – o la mayoría – los aficionados del Fútbol Club
Barcelona me siento con la obligación moral y sentimental de redactar y desarrollar mi
profundo sentimiento de desesperación, de infelicidad y de tristeza acerca de los
recientes acontecimientos acaecidos hasta la fecha sin perjuicio de los que puedan
llegar a pasar, siendo consciente que llegarán más y peores.
Esta directiva ha destruido el estilo de juego del Club, sus valores, sus sensaciones; es
raro ver a un aficionado culé feliz en estos últimos años viendo en qué se ha
convertido todo esto. Malas decisiones, malas negociaciones e incluso fichajes que no
encajan en absolutamente nada en nuestro equipo, que no tienen nuestro famoso
“ADN Barça” y para colmo, desprestigiar y desestimar los fichajes aconsejados por
nuestro mayor pilar en el centro del campo de la historia reciente como Xavi
Hernández.
Las comparaciones son odiosas, pero este verano está recordando a la nefasta época
de Joan Gaspart como presidente del Fútbol Club Barcelona. Las pruebas son
evidentes: en primer lugar, el vergonzoso caso de Eric Abidal, a quien estas personas
repudiaron y engañaron después de todo lo ocurrido. Por otro lado, la marcha de
Daniel Alves que ni siquiera se molestaron en evitar, tampoco debemos olvidar el
horripilante trato a nuestra querida Masía - en lo referente a la fuga de jóvenes perlas
– que tanto nos ha dado. La no renovación momentánea de Lionel Andrés Messi, sí,
nuestro 10, nuestra mitad de escudo, nuestra alma del equipo, nuestro corazón,
nuestra bandera, nuestro Dios. El trato a nuestra autopista situada en el centro del
campo, Andrés Iniesta. La marcha, por segunda vez y por si con una no había

suficiente, de Neymar Jr. uno de nuestras bases de ataque, un compañero leal,
necesario y vital para Messi, – sin olvidar a Luis Suárez – un amigo, un hermano. La
desastrosa política y planificación deportiva, la imputación por primera vez en la
historia del mundo del fútbol de un Club por culpa de los mismos que hace poco
tiempo nos decían que podíamos estar tranquilos con las firmas de nuevos jugadores,
que el 10 había firmado su renovación, que el Fútbol Club Barcelona era la envidia del
mundo, que el último en irse estaban seguros de que se quedaba al 200%. Los mismos
que tiran de sentido del humor con los desastres provocados, los que se ríen de la
afición, los que han provocado que seamos el hazmerreír del fútbol mundial, los que lo
heredaron absolutamente todo y nos han dejado con las manos, el alma y el corazón
vacíos.
Quizá no haya mencionado todos los escándalos que estas personas han realizado
desde que han llegado aquí, quizá pudiera mencionar las cantidades desembolsadas
por jugadores que han resultado ser pifias y que, o siguen aquí, o se vendieron por
cantidades que en nada se referían a lo pagado anteriormente por ellos. Quizá no
pueda sintetizar en una carta abierta de nuestros sentimientos como aficionados culés
todo lo que pensamos, creemos, decimos y vemos. Quizá pueda caber decir que nos
han quitado la ilusión por nuestro equipo, la fe que teníamos en este equipo; quizá
podríamos decir que nos lo han quitado absolutamente todo.
Miles de sentimientos negativos es lo que sentimos. Rabia, dolor, coraje por esta
situación. En la vida hay momentos en los que hay que saber decir “¡Basta!”, y creo
que ha llegado el momento en el que los socios, los aficionados, los amantes del fútbol
mundial que admiren o admiraron en algún momento a este Club, a este equipo,
entonemos lo que a veces hay que saber decir: ¡BASTA!
Desde aquí, desde lo más profundo de mis sentimientos, quiero que volvamos a hacer
historia, a ser el Club más grande del mundo, a recuperar nuestros “Valors”, a
recuperar todo el legado que nos descubrieron al lugar que le corresponde. Y para
conseguirlo, no queda más remedio – y demostrado ha quedado – que pedir la
dimisión de Josep María Bartomeu, junto a su directiva, como presidente del Fútbol
Club Barcelona.

 

FUENTE: @_CRUYFFISMO

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
El mejor programa de TV y Radio del Barcelona, todas las noticias del Barcelona, el mejor club del mundo, las mejores tertulias del Barcelona, en Radio Estel y en ETV Esplugues © El Penalti FCB